jueves, 30 de diciembre de 2010

Archivos de ausencia (Sofía)

.

















De no ser por las estrellas
que no transmiten un partido
ruidoso de compras,
resonaría haciendo barcos
con los dedos sangrados.

En tres pasos huiría
como veloz tramposa
en el estruendo de calles
de maletas que no caben en mi espalda
desordenadas en un instante.
La luna llena cargaría
en su hombro una gemela
sonriente y distorsionada
que me hablaría al oído
con dolor profundo.

El ruido de un avión
llenaría el cielo de cicatrices
y nubes de colores
como si de amores se tratara.

Todo calcinaría con  fango de luces llameantes,
sería una oscura trocha no decir
un insulto de extrañas esperas
y un despropósito mayúsculo ladrar sus ganas.